La Plaza mayor le hizo honor a su nombre

Jul 11, 2016 Categoría: Ciudad


Entre banderas que se agitan, mate, torta fritas y el rico aroma de las parrilladas, el sábado 9 de Julio Mendoza celebró el Bicentenario de la Independencia con una jornada repleta de actividades. Desde la mañana empezó a vivirse esta festividad patria con un gran desfile desde los portones del Parque San Martín hasta la Plaza Independencia, sitio en el que se concentraron los festejos que culminaron con las presentaciones de Pedro Aznar y el dúo Baglietto-Vitale.

A la hora del almuerzo la Ciudad ya lucía celeste y blanca, se repartieron banderitas, cintas y hasta algunas de las fuentes tenían sus aguas con tonos albicelestes. El humo de los puestitos atrajo a mendocinos y a turistas que pudieron saborear comidas típicas de nuestro país como carne a la olla, empanadas, asado y choripanes, entre otras opciones. 

Los conciertos empezaron con las presentaciones de músicos mendocinos, en esta oportunidad los artistas fueron el cantautor Marcelino Azaguate y el Ensamble de Mujeres, en el que participan cantantes como Paula Neder, Mariela Contreras, María Eugenia Fernández y Patricia Cangemi, entre otras.

Cada presentación musical estuvo intercalada por intervenciones de distintos grupos de baile folclórico como el ballet Chakaymanta o el Ballet Mayor de la Municipalidad de Mendoza, agrupaciones que se lucieron con distintas representaciones de la gesta libertaria de nuestra patria.

A las 16.30 llegó uno de los momentos más esperados, el show del talentoso músico Pedro Aznar. Este multiinstrumentista, cantante y compositor lució todo su talento musical con un repaso por distintas etapas de su vasta obra. Sonaron éxitos como «Tu amor», «Mientes», «Quebrado», algunas composiciones su nuevo disco y un cierre con himnos como «A cada hombre, a cada mujer», de Seru Giran, y «Ya no hay forma de pedir perdón».

Cerca de las 18, la Plaza Independencia ya había visto a pasar a unas 20 mil personas que se acercaban a festejar en un día hermoso en el que el clima y el sol acompañaron para disfrutar al aire libre con comodidad. Y aunque la temperatura bajó con el atardecer, el calor humano se intensificó con la energía que irradiaron desde el escenario los excepcionales Lito Vitale y Juan Carlos Baglietto, junto con su gran ensamble de músicos.

La dupla recorrió Latinoamérica con piezas de distintos puntos del continente. Hubo canciones de Violeta Parra (Chile), cumbia colombiana, Cuba estuvo presente en una creación de Silvio Rodríguez, también sonó música peruana y de Panamá, entre otros. Cuando la lista de temas llegó a Argentina, el conjunto de músicos que acompañaba a Baglietto-Vitale, formado por un ensamble de vientos, cuerdas, percusión, bajo y guitarra, se bajó del escenario y los dejó solos para que brillaran con unos buenos tangos como «Nada» y «Naranjo en flor».

Toda una plaza de pie ovacionó a este dúo legendario que protagonizó un cierre emocionante que estuvo a la altura de nuestros dos siglos de Independencia.

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!