Por día 35 mil motos entran a la Capital mendocina

Mar 31, 2010 Categoría: Ciudad


Son los vehículos más controlados. Dicen que 100% de los usuarios cumple con el uso del casco. La gente se inclina por este rodado porque es más económico y ágil.

Por la agilidad para desenvolverse en el tráfico -que muchas veces termina transformándose en un riesgo fatal-, por la flexibilidad para adquirirlas en lo que respecta a la financiación o porque consume menos combustible que otros vehículos, de a poco las motos van ganando un protagonismo cada vez mayor en el parque automotor.

A la ciudad de Mendoza, por día, ingresan unas 35 mil motos, lo que equivale a 15 por ciento de la totalidad de autos que ingresan diariamente -240 mil-, según destacaron desde la comuna capitalina. La mayoría -precisaron- son scooters.

Y agregaron que en el centro y microcentro tienen mucha incidencia los deliveries, cadetes y mensajerías. Sin embargo, los controles sobre estos rodados son estrictos y en poco más de dos años se secuestraron más de 10 mil motos.

«Por sus características de agilidad en el tránsito es que, justamente, son vehículos que se usan comúnmente en los delitos y es por eso que empezamos con los controles estrictos en esta gestión», indicó el secretario de Seguridad Ciudadana de Capital, Raúl Levrino.

 

Ágil y peligroso

La moto, como medio de transporte, cuenta con algunas ventajas que no tienen otros. Al menos, en esto coinciden motociclistas consultados por Los Andes, encargados de comercios donde las venden y el propio Levrino. «Las motos permiten una mejor maniobrabilidad, son vehículos ágiles y son muy usadas en el Gran Mendoza y en el área metropolitana porque, justamente, cubren distancias cortas», destacó Levrino.

No obstante, las mismas características que hacen de la moto un vehículo ventajoso con respecto a otros, también le juegan en contra al motociclista, transformándose en un arma de doble filo. Por ejemplo, resulta muy común ver -principalmente a cadetes o motos de deliveries- circular zigzagueando entre los autos que aguardan el verde del semáforo o cortar camino, ya sea a contramano por algunas calles o directamente metiéndose por la vereda.
 
Esta situación recurrente, sumada a que son los vehículos donde se movilizan los protagonistas de la mayoría de los delitos (salideras bancarias), llevó -según destacó el funcionario capitalino- a que se haga un intenso y riguroso control sobre las motos.

«En 2008 secuestramos 4.174 motos, en 2009 fueron 5.799 y en lo que va de 2010 hemos retenido 1.318. De todos los secuestros, en la mayoría -cerca de 80 por ciento- las causas son falta de tarjeta u otra documentación, mientras que los motivos restantes son incumplimiento en las medidas de seguridad, donde entraría el tema de luces, espejos retrovisores y el no uso del casco. Otro causante del secuestro está ligado a contaminación sonora, y es cuando los ruidos superan los decibeles permitidos», precisó Levrino, y agregó que desde 2008 a la fecha hay dos mil motos que han quedado en las playas de San Agustín y calle Coronel Plaza -donde Capital retiene los vehículos secuestrados- que no han podido ser retiradas por falta de papeles.
 
«Son motos que fueron adquiridas de forma irregular y por eso los conductores no tienen toda la documentación», sentenció el director de Seguridad.

Las más solicitadas

Por su parte, desde la casa `Shift Motos´ aseguraron que el alza en la venta de motos es una tendencia que viene bien marcada desde hace unos tres años, aunque con altibajos.

«Los motivos son varios. Por empezar, son más baratas que los autos a la hora de comprarlas y de mantenerlas. Es simple alcanzar la financiación de una moto, ya que con un bono de sueldo se suele financiar 100 por ciento de la compra», destacó Pablo Sepúlveda.

En el mercado hay de todo, desde opciones económicas -que, por lo general, son las motos chinas de 110 ó 70 cm3- hasta motos de primeras marcas, de 250 centímetros cúbicos. «Las que más se venden son las que están entre los cuatro mil y los seis mil, pero encontrás motos de hasta 30 mil pesos», destacó Sepúlveda.

 

Usan la cabeza

Un detalle para nada menor, que fue resaltado por Levrino y el director de Seguridad Vial de Mendoza, es el alto grado de motociclistas que usa el casco reglamentario.

«De acuerdo a los registros que tenemos nosotros en las estadísticas, en la provincia 90 por ciento de los motociclistas circula con casco», destacó Heriberto Ojeda, director de Seguridad Vial. En la misma sintonía, Raúl Levrino destacó que en Capital «gracias a los rigurosos controles que hacemos, 100 por ciento de los motociclistas transita con casco y si se detecta a uno que no lo hace, se le aplica una sanción de 150 pesos».

Estos datos oficiales se conocen, justamente, diez días después de que se registrara el fatal episodio en Baradero (Buenos Aires) en el que murieron dos jóvenes motociclistas que circulaban sin casco y que se investiga si fueron atropellados por inspectores de tránsito que los perseguían. A raíz de esa tragedia, salió a la luz el dato de que en Baradero prácticamente ningún motociclista circula con casco.

En Mendoza, desde el domingo hasta hoy, en tanto fallecieron dos motociclistas en distintos accidentes.

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!