La Ciudad más limpia del país cumplió 141 años

Dic 21, 2009 Categoría: Ciudad


 Se conmemoró el 141º aniversario de la creación del departamento Capital. Su población es de alrededor de 130.000 habitantes sobre un total de 1.412.481 (total provincial)- Pero por ser el centro administrativo, educativo, comercial y cultural, recibe diariamente una población flotante del orden de las 400.000 personas, que llegan de los departamentos vecinos para trabajar, estudiar, entretenerse o hacer compras.

La Ciudad de Mendoza además de ser el núcleo administrativo y político de la provincia (sede del gobierno provincial y asentamiento de importantes organismos descentralizados nacionales) es el eje articulador del cono urbano, denominado Gran Mendoza, conformado por los departamentos de Capital, Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Maipú, Guaymallén y Las Heras, que ocupan en su conjunto una superficie de 16.692 Km2, correspondiéndole a la región el 11 % de la superficie provincial. La población del Gran Mendoza es de aproximadamente 1.000.000 de habitantes, cifra que representa alrededor del 63 % de la población total provincial.


Fundación y creación de la Capital

La ciudad de Mendoza fue fundada por el conquistador español Pedro de Castillo, cuando declinaba el verano de 1561.

Del Castillo llegó a esta tierra enviado desde Chile por su amigo y jefe, el adelantado de la corona española García Hurtado de Mendoza, en cuyo homenaje el nuevo asentamiento recibió el nombre de villa de Mendoza, Nuevo Valle de La Rioja.

Esta aldea, al año de su nacimiento, no fue ajena a la conmoción política que provocó el aleja­miento de García Hurtado de Mendoza y su reemplazo por Francisco de Villagra. Este envió a Juan Jufré con plenos poderes para cambiar el asentamiento, que finalmente no varió mucho, sólo “lo que separaba al fusilero del impacto de dos tiros de arcabuz, al sur”.

Ese fue el lugar de la segunda fundación, el 28 de marzo de 1562, El nombre nuevo   Ciudad de la Resurrección, no perduró, subsistiendo la primitiva denominación de la villa.

Como el resto de las urbes nacidas bajo el signo de la conquista y la colonización españolas, la ciudad de Mendoza fue por varios siglos el núcleo de la vida administrativa, cultural y económica de una extensa región que luego sería la provincia homónima.

Durante las primeras tres centurias de su existencia, su ritmo de crecimiento y su fisonomía no difirió demasiado de la del resto de sus hermanas diseminadas por todo el territorio argentino, aunque su destino siempre estuvo condicionado por el desierto y los movimientos telúricos. Fue precisamente el terremoto de 1861 el que marcaría un fuerte punto de inflexión en su desarrollo, ya que de alguna manera obligó a sus habitantes y gobernantes a replantear su ubicación y su diseño.

Durante tres siglos, fueron los cabildos la única forma de gobierno en cuanto a la conducción de la ciudad. Esta situación se modificó al ser suprimida esa institución por la Independencia, en 1828.

Tres décadas después, en el transcurso de la gobernación de Juan Cornelio Moyano, en 1857, después de entrar en vigencia la Constitución Nacional, se crea por decreto de fecha 7 de abril una comisión encargada de una nueva organización de los ayuntamientos y de ejercer sus atribuciones.

El 10 de Agosto de 1868 se dicta la ley de creación de la Municipalidad de Mendoza, siendo gobernador Nicolás Alejandro Villanueva. El 20 de diciembre del mismo año se constituyen los municipales electos y eligen a don Melitón Arroyo como presidente.

En abril de 1895, durante la gobernación de Julio Moyano se sanciona la ley de creación de la Intendencia Municipal y del Concejo Deliberante. El primer intendente será el doctor Pedro Guevara y el doctor Ventura Gallegos el primer presidente del Concejo.

Pero el 20 de Diciembre de cada año quedó como el día del departamento Capital por ser la fecha de instalación de la primera Municipalidad de Mendoza.

Desde 1868 la ciudad de Mendoza fue desarrollándose paulatinamente, aunque sin duda fue durante el siglo XX en que adquirió el carácter de una urbe moderna. Quienes la habían concebido, a fines del siglo anterior, incluyeron en su proyecto cinco grandes plazas, entre las cuales reina por su dimensión y jerarquía la plaza Independencia. También adquirieron su trazado definitivo las avenidas San Martín y Las Heras, y todas las demás calles que conforman el centro, tal cual lo conocemos hoy.

Sobre esa plantilla original la ciudad fue cambiando, al compás del advenimiento de las corrientes inmigratorias, las sucesivas generaciones y también al calor de los acontecimientos y avances tecnológicos que el mundo le fue trayendo. Al despuntar el siglo XX, el ferrocarril (que había llegado en 1885) la luz eléctrica, el automóvil los tranvías eléctricos fueron el símbolo inequívoco de una ciudad que crecía tanto en extensión como en altura, ya que desde el emblemático Pasaje San Martín en adelante, Mendoza apostó, poco a poco, a vencer el temor a la furia de la Tierra.

Hoy es una orgullosa urbe donde los edificios desafían al cielo y los sismos, dotada de todos los adelantos tecnológicos que la convierten en un centro de centro de servicios integral, donde tienen cabida tanto las grandes inversiones, como el arte y la cultura local, nacional e internacional, destino insoslayable de quienes desean conocer la principal ciudad del “ lejano Oeste” argentino.

Una de las etapas más significativas en la evolución de la ciudad comenzó, sin duda, en 1983, con la recuperación de la democracia tras el período del gobierno de facto. En 1987 se hizo cargo de la intendencia Víctor Fayad. Durante su gobierno, avenida Sarmiento, entre San Martín y Patricias Mendocinas se transformó en Peatonal, hoy convertida en el sitio más característico de la ciudad, con una intensa vida comercial y numerosos bares al aire libre. La limpieza e higiene de la ciudad se convirtió en una prioridad, lo mismo que la conservación y creación de las plazas y los paseos, que hoy son más de 80. La transformación de la ciudad continuó. Entre 1991 y 1.999 se remodelaron la avenida Las Heras y la plaza Independencia enriqueciéndose mas aun el paisaje urbano.

La remodelación de la plaza Pedro del Castillo y la construcción del Museo que guarda los restos recuperados del Cabildo histórico y otros resabios del pasado de la ciudad constituyeron sin duda obras significativas de este período. Se debe recordar asimismo la puesta en valor del Paseo La Alameda que data de la época colonial y que fuera jerarquizado en el siglo XIX por el Libertador General San Martín, así como otra gran obra pública: el monumental Parque Central, que hoy asombra a los visitantes.

La actual gestión del intendente Víctor Fayad ha hecho especial hincapié en la limpieza de la Ciudad, además de desarrollar una intensiva obra pública dirigida a renovar la infraestructura de las calles, las veredas del sector Oeste de la Alameda, los cruces de importantes arterias, estando en construcción además el Centro Cultural del Parque Central a partir de la recuperación de los galpones de la antigua estación ferroviaria de cargas.

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!