Todas las áreas de servicios en alerta por el viento zonda en la Ciudad

Ago 15, 2009 Categoría: Ciudad


Los distintos servicios recorren la Ciudad, mientras que el Centro de Contactos (0800 222 248323) coordina los llamados de los vecinos y los deriva a la dichas áreas, priorizando las urgencias producidas por el viento. También esta en comunicación con Defensa Civil de la Provincia. 

Todas las áreas sociales también están en alerta por las consecuencias que el viento pudiera producir.

Se han registrado daños producidos como consecuencia de caída de ramas del arbolado público.

Calle Pedro B. Palacios entre Moreno y Rondeau cayó un árbol sobre un vehículo estacionado sin provocar lesionados ya que se encontraba sin personas en su interior.

Calle España y Godoy Cruz, una rama produjo rasguños a un niño que fue asistido por Preventores municipales hasta el arribo de la ambulancia.

Bogado y Soler: una rama primaria caída sobre parabrisa de un vehículo en movimiento provocó que el rodado cayera a la acequia y provocara en el acompañante del conductor una lesión expuesta.

En Barrio Olivares cayeron algunas ramas sin provocar lesionados.

Cabe señalar que no hay que lamentar víctimas fatales, y el personal municipal se encuentra abocado par subsanar los inconvenientes producidos.

 

¿Qué es el viento zonda?

Bajo ciertas condiciones atmosféricas del período comprendido entre mayo y noviembre, suele desarrollarse en los valles del faldeo oriental de la Cordillera de los Andes y en las regiones situadas al pie de la misma, desde la provincia de Neuquén hasta la de Jujuy, un viento fuerte caracterizado por su extrema sequedad y elevada temperatura. Este viento recibe el nombre de Viento Zonda.

Otras partes del mundo tienen vientos de características similares, siempre a sotavento de una montaña, cuando una corriente intensa tiene que atravesarla. Por ejemplo el Foehn en los Alpes austríacos, el Chinook en las Montañas Rocallosas.

En nuestro país su nombre deriva de la Quebrada de Zonda, en San Juan, lugar donde “nace” dicho viento para el habitante de San Juan.

El proceso genético es el siguiente: cuando el aire procedente desde el oeste se topa con la Cordillera de los Andes, este obstáculo lo obliga a ascender. Al ascender se expande, se enfría y se condensa formando abundante nubosidad y precipitando en forma de lluvia en los niveles inferiores y nieve en los superiores. Al aire descendente a sotavento le queda un reducido porcentaje de la humedad original. Al descender se comprime y se calienta y, como casi no le queda vapor de agua, es muy poco el calor que pierde por evaporación.

Una parcela de aire que tiene 15ºC en la costa de Chile, llega al paso de Cristo Redentor (3832 metros) con 10ºC bajo cero y luego a San Juan y Mendoza con 22 ó 21ºC

Ocurre principalmente entre mayo y noviembre, ya que en el período de diciembre a abril la intensidad de la corriente del oeste es menor y la intensa radiación solar, característica del verano, origina fuertes movimientos de ascenso en la parte oriental de la cordillera, que neutralizan los movimientos descendentes del Zonda.

Este viento puede ser sumamente rafagoso, y genera condiciones extremas de alta temperatura y sequedad. Aparece entonces el peligro de incendio. Además, el polvo levantado por el viento arrachado produce afecciones en los ojos y vías respiratorias y la intensa radiación solar puede producir quemaduras en la piel. Aparecen síntomas de languidez, angustia, dolor de cabeza, depresión, falta de coordinación e hiperactividad que conducen al rápido agotamiento. (fuente: www.tutiempo.net)

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!