Los elegidos para el Ballet Contemporáneo de Capital

Ago 06, 2009 Categoría: Ciudad


Las directoras del grupo, las reconocidas Lucía y Valentina Fusari, están conformes, contentas y entusiasmadas con los resultados, los cuales implicaron varias horas de debate en la audición.

Cinco mujeres y tres hombres –de entre 20 y 30 años– son los artistas que desde ahora comenzarán a trabajar intensamente para los mendocinos amantes de la danza. Priscila Resca, Ximena Da Costa, Nadya Fernández, María Paula Peiretti, María Ignacia Conalbi, Dante Quevedo, Alfredo Tejada y Matías Figueroa integran desde esta semana la nueva compañía que dirigirán las hermanas Fusari.

Valentina, quien a su vez es jurado de los premios Escenario, comentó que “fue una situación estresante elegir sólo a ocho de casi 60 personas. Fue difícil para todo el jurado, y habría sido distinto si se hubiera podido elegir a 15”. La elección de cinco mujeres y tres hombres en lugar de cuatro parejas fue deliberada ya que esa formación brinda posibilidades artísticas más amplias.

Lo que queda del año será invertido, con ensayos de martes a viernes de 10 a 13 en la Estación Cultural Ciudad, en el fortalecimiento del grupo para realizar una presentación oficial en diciembre. Además, la idea es nivelar aspectos técnicos pero sin homogeneizar, ya que las Fusari le otorgan especial importancia a la personalidad de cada bailarín. Los elegidos provienen de distintas escuelas, experiencias y formaciones, lo que enriquece al grupo establecido.

El contrato de cada bailarín es por dos años. Sin embargo, anualmente habrá una evaluación interna que determine su continuidad, y cada dos años se concursarán los puestos. La posibilidad de defender el cargo alimenta una permanente preparación en cada artista que evitará la desidia que suele verse en los cargos fijos.

A su vez, este primer paso de crear una compañía de cámara será lo que, sobre la base de sus resultados, genere crecimiento y posibilidades de ampliación. Ya sea con más cupos estables o con contratos específicos para espectáculos que requieran un cuerpo de baile mayor.

Que el proyecto se haya transformado en realidad alegra al mundo del ballet y de la cultura mendocina en general, “no sólo por lo que significa para la danza en la provincia sino también porque les da posibilidad a los bailarines de trabajar de lo que les gusta”, afirmaron las mellizas.

“Hay gente que entrena mucho y tiene grandes condiciones pero como trabaja en otras actividades no pueden explotar su talento. Más allá de que es un actividad muy placentera y que es una suerte poder hacer, la danza requiere disciplina, estudio, compromiso, y un trabajo muy grande con el cuerpo que siempre se expone”, destacaron.

Publicado en: Diario Uno, Ed. Impresa. Fecha: 06 de agosto de 2009. Sección: Escenario. Por: Ramiro Ortíz.

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!