“El zorro y el sabueso”: dos amigos en problemas

May 27, 2009 Categoría: Ciudad


El área de Niñez y Adolescencia de la Municipalidad de Mendoza, presentó  en el Microcine, el  film  de dibujos animados “El zorro y el sabueso” con guión de “Walt Disney Company”.

La emisión  se hizo  ante un público entusiasta, formado por dos divisiones de alumnos del segundo grado de la escuela “Arístides Villanueva”, y los chicos de la salita de cuatro años de los Jardines Maternales de la comuna, conformaron aproximadamente 56 espectadores.

La entrega corresponde al” Ciclo de cine” para niños que ha organizado la Dirección de Acción Social Municipal. Coordinó la puesta la especialista en minoridad Paola Pucillo.

La película traza la historia de dos animalitos. Como si fueran dos niños que de pronto se conocen en un cumpleaños, nació una amistad. Es que para los chicos no existen barreras ni prejuicios. Hay que jugar, divertirse y esa es la propuesta.

Un cachorrito de zorro huérfano deambula por el bosque. Se encuentra con otro cánido, pero muy diferente a él, un pequeño sabueso, de esos que cuando crecidos ayudan -sin saberlo-a los cazadores a cobrar sus presas.

Las costumbres del hombre los situaban como rivales. Pero ellos, tiernos aún, no estaban enterados. Y se hicieron muy amigos. Corrían y retozaban bajo la atenta mirada de mamá búho, que para mirar es buena. Ignoraban que el destino les iba a jugar  a los dos, una dura prueba.

En ese cuadro sin sobresaltos, días felices, sobreviene la presencia de lo irracional, de la crueldad: un humano que goza extinguiendo la vida de animales, un sujeto que se considera “deportista” por su afición a matar criaturas con tanto derecho a la vida como él.

Se les complica y mucho la existencia a los dos amigos, distintos entre sí, aunque provenientes de un mismo tronco, pero que deben enfrentarse en aras de ese mentido deporte, la caza. Es la historia, presentada en el formato de una película, una fábula moderna, en la que ingresa la fuerza de lo urbano. Rescata el valor enorme de los sentimientos, graficados en dos tiernos personajes.

Explica, a través de analogías y parábolas, algo que los chicos entienden claramente ya que forma parte de sus incipientes mundos.

Un final abierto ayuda a razonar, sirve para que cada uno de los espectadores extraiga sus propias conclusiones.

Sorry, the comment form is closed at this time.

¡Unite a nuestras redes!