VOLVER

Noticias


Se realizó el Festival “Haciendo sonar el Pedemonte” en el barrio La Favorita

15 / 05 / 2017 La orquesta infantil “Pequeños grandes músicos del pedemonte”, junto a la Orquesta Sísmica Mercalli, brindaron un concierto en el Gimnasio N°5 para recaudar alimentos no perecederos a beneficio de los clubes de día que funcionan en el barrio.

“Pequeños grandes músicos del pedemonte”, es una orquesta infantil formada por 25 chicos, que tienen entre 8 y 18 años y que funciona semanalmente en el Gimnasio N°5, donde desarrollan el arte de la música. 

Acompañados constantemente por su director, Martín Vicente, y por los profesores Laura Dana, Laura Bengolea, Marina Pena, María Biritos, Amilcar Junqueira Roche y Pablo Cáceres brindaron un espectáculo que emocionó a los presentes. 

El evento se realizó con la finalidad de recaudar alimentos no perecederos para los abuelos que concurren al Centro de día del barrio La Favorita. La organización estuvo a cargo de los padres y profesores y contó con el apoyo de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, que a través de la Dirección de Educación y Conciencia Ciudadana colaboró brindando el espacio, el sonido y las meriendas. 

“Una de las profesoras de los chicos es Laura Dana, quien es integrante de la Orquesta Sísmica Mercalli y por esta razón surgió la idea de hacer un concierto en conjunto”, explicó Martín Vicente, director de la Orquesta. A su vez destacó la importancia que tiene para los niños el hecho de que una orquesta profesional se haya acercado al barrio para tocar con una orquesta infantil. 

También participó la murga “Pisando Fuerte”, que funciona en el Bachillerato Popular Violeta Parra, mientras que, para poner broche final a la tarde, sumó su talento el Coro de niños de la Municipalidad. 

Por su parte, la directora de Educación y Conciencia Ciudadana, Mónica Vicchi, manifestó: “Esto es un antes y un después para los chicos, porque no sólo aprenden música, sino que elevan su autoestima y su conciencia. Aprenden a comportarse en un lugar público, a cuidar sus instrumentos, a resolver situaciones a la hora de tocar en un concierto. De esta manera se hacen responsables, valoran lo que tienen y se sienten capaces, sobre todo con el apoyo de sus familias”.

 


“Pequeños grandes músicos del pedemonte”