La Ciudad brindó una jornada de charlas Club TED-Ed en el microcine

Oct 24, 2019 Categoría: Ciudad, Educación

Este jueves por la tarde, alumnos de la Escuela 4-111 “Ing. Pablo Nogués” participaron de una experiencia inolvidable, realizaron exposiciones acerca de algunos temas que preocupan e interesan a la juventud de todas las edades, pero también a padres y responsables de la comunidad educativa.

El evento, apoyado por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza tuvo como finalidad que distintos alumnos de Escuela 4-111 “Ing. Pablo Nogués”, de 4to 3ra, prepararan durante 10 clases, el análisis de los temas que desarrollarían en la charla TED- ED y que tendrían que ver con alguna problemática que les preocupe e inquiete especialmente a cada uno de ellos.

El objetivo pedagógico de este taller, es que los chicos aprendan a hablar en público y expresarse, que puedan compartir a través de su propia exploración y posterior exposición. Que comprendan el significado del trabajo en equipo, de desarrollar ideas, confianza y seguridad para los trabajos futuros y, sobre todo, para relacionarse con los demás. Si bien es importante el aprendizaje de las actividades técnicas, también lo son las sociales, para saber desenvolverse en el mundo y actuar ante cualquier desafío. Es una oportunidad para que en escuelas y organizaciones educativas puedan vivir la energía de TED en el aula, como parte de un proceso educativo y, de esta manera, puedan inspirarse tanto docentes como alumnos.

“A través de las charlas TED hemos aprendido a comunicarnos, a sacar los sentimientos que tenemos dormidos. Me satisface mucho que puedan expresarse y que la gente entienda un poco de la juventud y de lo que les pasa a ellos en el día a día. Hay muchas cosas que los adultos no conocemos de ellos. El tema es pararnos un poco en sus zapatos y ver realmente qué quieren ellos, qué necesitan. Como padres, pensamos que está mal que jueguen todo el tiempo a un video juego, en vez de preocuparnos por entender cuál es el motivo por el cual, ese chico, quizás este escondiendo una realidad que no quiere ver, anteponiendo el juego. Tenemos que sentarnos y charlar, comunicarnos, y si se nos escapa de las manos, buscar ayuda de un profesional”, manifestó Agustín Ruíz, profesor del Colegio Pablo Nogués.

La primera exposición estuvo a cargo de Alejandro Moretti y se llamó ´Descarga a tierra´. En su discurso habló acerca de los video juegos y expresó: “El problema de jugar es que no todos los padres, tutores o familiares lo ven de la misma forma. Pueden pensar que es una pérdida de tiempo pero para mí es una forma de relajarme y dejar de lado todo lo que me produce malestar o cansancio. Con esto, no estoy promoviendo el juego de video, sino que quiero que entiendan a las personas por cómo son. Esta, es mi forma de relajarme y no pido que la gente cambie su forma de pensar o de cuidar a sus hijos. Solo quiero que me escuchen y me entiendan”.

Más tarde, con mucha ansiedad y nervios al enfrentarse a un microcine repleto de gente, le tocó el turno a Abril Ríos. Su tema se llamó ´Hablemos de estrés´. Explicó que había elegido esta temática por los miedos que las personas producen con sus propios pensamientos, acerca de distintas situaciones o problemáticas y dijo: “Yo soy una alumna que se estresa mucho y a veces pienso que no me va a ir bien en un examen, que voy a desaprobar, que no voy a tener un futuro, y eso les pasa a casi todos mis amigos, ninguno escapa de estos miedos en algún momento. Antes el ser humano se preocupaba por cazar y, para esto, su cuerpo se preparaba para huir o defenderse. Eso es lo que hace el organismo con el estrés, pero al no escapar, ni defenderse, acumula energía que lo puede enfermar. Lo que les propongo es que cuando tengan la oportunidad, aconsejen a quien lo necesite para que no se preocupe demasiado y no haga de un problema, algo más grande de lo que es en realidad”.

Al terminar Abril, subió al escenario Nicolás Frachetti, quien hizo reír a todo el mundo con sus formas y contó una experiencia que tuvo, respecto de un profesor que lo sorprendió en el primer día de clases al hacer que cada alumno se presentara con su nombre y le comentara qué era lo que más le gustaba hacer en el día. A raíz de esto comentó: “Esa había sido la primera vez que un profesor se había interesado por saber qué me gustaba hacer y estuvo bueno. Pero un día entró con una energía distinta y yo me di cuenta, entonces me acerqué y le pregunté si estaba bien y me contestó que estaba triste. Ahí me empecé a dar cuenta que todos miramos al otro por lo que hace. Ese es trabajador, jefe, hijo, alumno, padre. La realidad es que hay que hacer un cambio. Nos tenemos que dar cuenta que no somos solo un trabajador, un alumno, un jefe. Somos personas, que nos pasan cosas como a todo el mundo y debemos preocuparnos por el otro y hacerlo por nosotros y por los demás también”.

Posteriormente, el turno fue para Julieta Ampuero. Su tema fue ´Pequeños grandes cambios´. Contó: “Sabemos que en el mundo pasan cosas malas, que la gente hace cosas malas, pero también otras personas realizan cosas buenas por los demás. Todos podemos hacer algo bueno y sentirnos mejor al experimentarlo. Podes hacer algo grande con una acción pequeña. Por ejemplo, podemos abrazar a la persona que tienen al lado, luego de este ejercicio se habrán dado cuenta, solo con eso, que hicieron un pequeño cambio en la vida del otro”, expresó la alumna.

Por su parte, Nacho Ippolitti expuso el tema ´Soy celíaco, no extraterrestre´ y entonces explicó acerca de su enfermedad, a la que él llama “condición de vida” y afirmó: “Muchas veces me he privado de ir a alguna reunión para no pasar vergüenza o por no tener ganas de llevar mi comida especial. Yo siempre salgo de mi casa con cierta preocupación, porque mis alimentos no puede estar contaminados. Mi idea es concientizar a la gente sobre los celíacos, los diabéticos, los que tienen intolerancia a la lactosa. Debería haber mayor cantidad de alimentos y más baratos. Que cada sitio donde se venda comida tenga su lugar apartado para preparar nuestros alimentos, porque no somos pocos y cada vez somos más. Debemos incluir en nuestros encuentros a esa persona, amigo, familiar que tiene ese estilo diferente de vida”.

Con mucha emoción, que obviamente fue contagiada a los presentes, el último en hablar fue Santiago Molina. Su tema fue: ´Mi hermanito´. Dijo: “Yo tengo un hermano con síndrome de down. Un día mis papás me dijeron que nuestra familia se iba a agrandar y que tendría un hermano más, pero con características diferentes y al cual había que cuidar mucho porque sería especial. Hoy tiene 11 años y me llena de una alegría incomparable. Supongo que cuando una mamá tiene por primera vez a su hijo en brazos siente una inmensa alegría, pero también miedo, porque debe pensar que tal vez este mundo no sea para él y, se debe preguntar también, porqué tuvo que nacer ahora. Yo cada vez que lo miro siento esa alegría y ese miedo al mismo tiempo, como si este mundo no fuera para él”.

Y agregó: “Alguna vez pensé por qué a mí me tocó esto, por qué mis papás tuvieron que sufrir esto. Hoy puedo darme cuenta de que si no fuese por él no estaría acá parado, ni sería la mitad de la persona que soy, y solo puedo darle las gracias. Por todo esto, quiero hablar también de los chistes que se hacen a veces. Mi idea no es decirles que no los hagan, sino concientizarlos para hacerles saber que él, es una persona más, como cada uno de nosotros, que vive, que es feliz, que también tienen momentos tristes, pero una de las características que quizás lo distinga, es que difícilmente se enoje o no te perdone”.

Alejandra Weintraub, directora de educación y salud de la Ciudad de Mendoza, concluyó: “En la escuela deben enseñar a los chicos a expresarse, pero también debemos entender cuáles son los temas que preocupan a los chicos. Para esto, es muy valioso escucharlos en sus intereses y sus preocupaciones y obviamente, el municipio, tiene que estar abierto para esto, y para todo lo que pueda aportar para generar nuevos crecimientos y nuevos desarrollos. Este es un acercamiento más, para ver qué pasa con los chicos. Por lo general los adultos podemos llegar a imaginar qué los aqueja o tener prejuicios, como ellos pueden tener con nosotros también, pero para eso es necesario escucharlos en vivo y en directo”.

 

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *